Hay miles de historias que se esconden tras silencios. Hay miles de silencios que se esconden tras miradas. Hay miles de miradas que hablan. Hay miles de hablantes que no dicen nada. Hay nadas que lo son todo. Y todos que son más. Hay más cuando crees que hay menos. Hay menos cuando falta. Cuando falta echas de menos. Echas de menos cuando quieres. Quieres cuando sientes. Sientes cuando sonríes. Sonríes cuando no lloras. Lloras cuando pierdes. Pierdes cuando tienes miedo. El miedo retiene. Te retienes antes dudas. Dudas cuando no sabes que hacer. Haces cuando decides. Decides cuando encuentras el camino. Caminas y tropiezas. Tropieza y te levantas. Te levantas y vuelves a sonreír. Sonríes porque todo va bien. Todo va bien porque aprendiste de tu error. Tu error tuvo consecuencias. Consecuencias que supiste asumir. Saber asumir implica madurez. Madurez no son años sino experiencias.  Las experiencias contienen recuerdos. Recuerdos que jamás olvidas. Jamás es nunca. Nunca contradice a siempre. -Siempre te querré y nunca te olvidaré-


Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía