Como añoro el ayer donde todo era distinto, donde existían miradas penetrantes, donde habían caricias y ese rodeo de tus brazos en mi cintura, como echo de menos tanto que a veces no puedo, que necesito un poco más, que se que a veces nos hacemos los duros por ese orgullo que todos tenemos y no nos deja avanzar pero hay que saber cuando tragárselo antes de perder más de lo que tienes y eso lo se muy bien... tengo miedo, mucho miedo, lo arriesgaría todo por ti y con esto no me remito tan solo con palabras antepongo hechos, hechos que lleguen al corazón, que hagan sentir ese sentimiento tan abstracto que no se ve por lo escondido que está guardado... ese sentimiento que a veces ni te importa, que se te olvida, que lo ignoras o eso aparentas porque pocos motivos das de acordarte... Sigo pensando que hay mucho que hablar, que todavía hay cosas que no nos hemos dicho, que entre ambos podíamos tomar un camino juntos hacia un nuevo lugar, donde nadie ha logrado llegar porque ese sitio es el que nos corresponde a ti y a mi... En el no poder olvidarnos me baso para decir todo, porque yo sin ti no puedo, pero se que tu si, que la única que queda colgando de un hilo soy yo, de ahí procede ese gran miedo mío, el miedo a perder a esa persona que me enfada como a nadie pero a la vez es a la que más quiero.   

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía