Y se trata de algo que nace de una simple mirada, crece de una razón cualquiera, se mantiene de besos deseados y abrazos sentidos, y muere de una traición.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía