Todo empezó como un juego de niños que... muy despacito sin faltarles fuerzas fueron queriéndose de verdad. Pasaban los días, las noches se pintaban de color de la ilusión y tú que lo adornabas con besos de locuras y tu cariño, lo mejor de nuestro amor. No se que me pasa loco estoy contigo te parece mentira lo que yo te pido, que no me quieras tanto que me estoy acostumbrando y yo no sé que haré sin ti, si algún día se acaba nuestra historia, que será de mi. Que no me quieras tanto, que me estoy acostumbrando, y si algún día no se puede seguir, nada es para siempre, todo se termina, esta vida es así. A veces te miro y tu no te das cuenta que... me quedo embrujado mirando tu cara, más no te puedo querer. Lo nuestro es bonito y a veces difícil, yo lo sé, entra poquito a poco y te vas acostumbrando y no puedes vivir sin él.   


Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía