Sonreír cuando quieres llorar. 
Hay veces que es mejor aparentar estar bien que derrumbarte ante todos, aunque no es malo desahogarse de vez en cuando, con esto me remito a decir que aunque muchas veces no lo parezca por dentro podemos estar de tal manera incondicional. Parece que a mi no me duela nada pero no es así, perder un amigo jode, ignorar a una persona con la que has compartido demasiadas cosas es difícil, y mucho, lo peor es darte cuenta que le has hecho daño a una de las personas que más aprecias por como es y por como ha sido contigo y todo por un error, por haberme engañado yo misma durante un tiempo pensando que podía volver a querer y a la hora de la verdad no he podido corresponder ese sentimiento... 
Nunca, en ningún momento he querido hacer daño, pero a veces pasa, que cuando decides dejarte llevar, no sale como esperabas, en todo este tiempo se que he dicho te quiero y para mi eran palabras sinceras, que las decía porque las sentía, pero de alguna forma yo misma me había engañado de tal forma que ni me había dado cuenta, no se el porque, solo se que me arrepiento, muchísimo, porque no soporto ver todo lo que he causado y el ver que estás mal por alguien que va perdida por ahí dando bandazos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía