Hay veces que caemos muy hondo y no hay manera de salir, que es un pozo sin fondo donde todo es negativo y no existe esa cuerda que te ayuda a subir, muchas veces nos da por tirar la toalla y desaparecer y hacerse la estúpida pregunta de que hacemos aquí y para que estamos, si estaríamos mejor en otro sitio o si es mejor irse para siempre... todas esas preguntas acaban haciendo el pozo más profundo de tal manera que  casi no ves brillar el sol y te vas quedando escondido en la sombra aparentando algo que ni tu mismo quieres ser, pero que la vida te ha obligado a llevar a cabo esa decisión de pasar de todo y ser alguien que nadie conoce, alguien nuevo y diferente. Para mi creo que todo esto está demás y que basta ya de buscarle los tres pies al gato, que si estamos aquí y ahora es por algo, que no sabemos donde estaremos mañana, pues no, pero ¿ y que ? disfruta del momento porque es lo único que te va a quedar en el recuerdo, los momentos bonitos, los que te han hecho sonreír a lo largo de la vida. Y se que hay veces que el cielo está tan nublado y tan negro que se pasa la mitad del tiempo lloviendo pero eso solo lo puedes cambiar tu mismo ¿ como ? siendo como eres y poco a poco saldrá ese rallito de sol que tanto ansias y esperas porque lo bueno siempre tarda y lo último se deja para lo mejor. Porque a pesar de todo lo pasado, tanto vivido, tanto sufrido y llorado todos tenemos nuestro corazoncito, nuestro sentimiento y nuestra forma de ser, y se que en el fondo muchas veces te has sentido solo, que te ha faltado el abrazo de alguien especial, de un amigo o de un familiar quizás, que te gustaría que las cosas no fueran así y que muchas cosas no hubiesen acabado pero no hay que olvidar que somos presos del destino, que vamos donde el nos lleva y que tarde o temprano todo vuelve a relucir. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía