Esta es la historia que se define como el primer día del resto de una vida y empieza así con dos simples persona, no más, con él y ella y se dice que se conocieron de casualidad, en un sitio cualquiera donde había multitud de personas alrededor, pero sin embargo el viento los unió con un simple abrazo, ella lo agarraba fuerte mientras él la sujetaba porque inconscientemente ninguno de dos querían soltarse ni alejarse uno del otro, y cuando sucedía ella volvía a girarse esperando que él la estuviera mirando desde la distancia. Se cuenta de ellos que en un determinado momento los caminos se difurcaron, fue inexplicable, rápido, inesperado y poco a poco dejaron de verse, él no dijo nada y ella, ella solo sabía llorar, hasta que de pronto, repentinamente se volvieron a encontrar  en el mismo sitio donde se conocieron, el sitio donde cada vez que se ven se unen, fuera de allí quizás serán unos desconocidos pero dentro lo son todo aunque no se vea pero se sienten, esto ocurrió un par de veces pero siempre volvían a encontrarse, ella aprovechaba el tiempo y cada segundo que podía estar con él estuvo, mientras que él la correspondía en cada momento porque ambos sabían que era demasiado tiempo el que los iba a separar y quizás uno de dos consiguiese no sentir ese flechazo al verse... Todo quedó ahí durante unos largos meses donde cada día ella le echaba de menos, mientras él a veces la echaba en falta... Él siguió su propio camino como hizo siempre, pero ella, ella iba perdida creyendo que podía volver a enamorarse pero no puedo porque su amor por él lo superaba todo... pero no todo acabó ahí, no, por enésimas vez se encontraron sin apenas buscarse, en el sitio de siempre y sintiendo lo mismo que un día el viento creó con su muestra de afecto cercano. Y ahora poco más se cuenta de ellos, van guardando en secreto lo que realmente se quieren, lo que han luchado y siguen luchando para que un día, no se sabe cuando, puede que pronto consigan estar juntos superando el miedo que tienen de perderse, porque por mucho que a ratos se odien, se peguen, se insulten, se enfaden, se ignoren, se rían de ellos mismos y no se hablen siguen locos el uno por el otro.    

  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía