El amor nos lleva allí donde pertenecemos, lejos del mundo que conocemos donde sopla el claro viento.
El tiempo pasa, no hay tiempo para llorar, la vida somos tu y yo vivos. Hoy el amor nos lleva allí donde pertenecemos donde gritan las águilas en la montaña más alta.      

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía