Ahora que te tengo no pienso perder el tiempo, ni perderme por mi absurdo ego ni un solo momento, se esfuma el miedo. Y si preguntan por mi no les digas donde fui, que tu alma sea fuerte y cuando mires hacia el frente no recuerdes todo lo que no te di. Que tu luz brille por siempre porque tú te lo mereces y perdona si algún día pretendí que no fueras tu misma. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía