Y hay algo que he aprendido algo de lo que me he dado cuenta y es que todo lo que te pertenece y debe ser tuyo se pondrá en medio de tú camino, antes o después, para que tropieces con él y te des cuenta que lo necesitas, porque lo que es tuyo el día menos inesperado aparece y vuelve. He podido comprobarlo, que de vez en cuando necesitas equivocarte a la hora de elegir para que se te presente una oportunidad mejor, he logrado entender que si no lo tienes es por algo, que no debes esperar por siempre, que si de verdad te quiso volverá, pero en ningún momento se puede perder la oportunidad de ser feliz, quizás sea difícil al existir millón y medio de recuerdos, guárdalos que si cada uno de ellos te saca una sonrisa merece la pena no olvidarlos. He visto que hay oportunidades que solo pasan una vez y que si pasan es por algo y que puedes estar muy ciega, tenerlo delante y no verlo hasta ese momento en que todo cambia, tú cambias, él cambia, nosotros cambiamos y ese venda que te encubría los ojos se desliza poco a poca hasta el punto de conseguir ver esa realidad que tanto había empeñado en encubrir. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía