No te rindas, piensa que muchas veces la última llave es la que abre la puerta. No dejes que las cosas que quieres te hagan olvidar las que tienes. Lo importante no es olvidar si no recordad sin que te duela.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía