Echo de menos tantas cosas... echo de menos el verte cada mañana en la misma puerta, el no cruzarme contigo por el pasillo, el poder saludarte tranquilamente, el ver como haces el tonto, echo de menos cada sonrisa y carcajada tuya, cada mirada, cada tontería, cada caricia, cada muestra de afecto y sobre todo cada abrazo. Echo de menos cada salida en la que todo parecía un sueño del que un día despertaría, las tardes de diciembre en las que salíamos los tres y el día que dijiste que nunca dejarías de quedar conmigo, echo de menos aquel día en el portal y el como me cuidabas cuando estaba mal. Echo de menos aquel momento cuando me dijiste que conmigo podías seres tu mismo. Echo de menos el instante en que abrazados me dabas besos, las miradas a los ojos provocando ese sentimiento que corría pode dentro de ambos. Echo de menos esas largas conversaciones con nuestros piques tontos, el que te quedaras tarde hablando conmigo y al día siguiente verte con esa cara de sueño. Echo de menos muchos de esos ánimos que me dabas para que aprobara, el que me dijeras que para ti era como una hermana. Echo de menos escuchar ese te quiero que decías antes de irte a dormir y el nunca te olvidaré. Simplemente te echo de menos. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía