Yo me olvidé de tu nobleza cuando tú me dijiste adiós, te pregunté con gentileza y dijiste... se acabó el amor. Al par de días te veo con esa, que te acaricia con pasión, no hay nada peor que un embustero que juega con el corazón.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía