Mirarte, reír junto a tu sonrisa. Acariciarte, querer que el tiempo no pase deprisa. Desearte, como nadie nunca te ha deseado y soñar con estar algún día a tu lado.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía