Nada merece más la pena que el instante que tenemos delante. Porque si no estás dispuesto a hacer locuras no mereces enamorarte. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía