Momentos de desesperación, de saber que viene y no querer aceptarlo, de saber que se acaba y seguir ilusionándose. Por fin seré capaz de aceptarlo porque me veré obligada a ello, no siempre obtenemos lo que queremos por mucho que luchemos o pongamos todo nuestro esfuerzo y empeño en ello. Toca rendirse por fin y volver a empezar, la misma puta función de siempre. Yo soy de esas personas que se dedican a preocuparse de los demás más que de ella misma, que con que los demás estén bien se conforma, pero cuando se trata de mi, cuando tengo que utilizar mis propios consejos me veo incapaz de poder aplicarlos. Soy capaz de hacer cambiar el humor a la gente de sacarles una sonrisa con cualquier anécdota o tontería pero para mi no tengo risas solo un montón de canciones llenas de recuerdos que hacen saltar las lágrimas de mis ojos.  
Antes de que te des por vencida piensa que es la única vida que podemos compartir. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía