Que las penas no se olvidan ni con porros ni bebidas.
Son cosas de la vida, son cosas de tu historia, cosas del día a día, hay penas pero también alegrías, días en los que vuelas, días que te caes en fosas.
Porque el tiempo va cambiando y la gente también, porque el tiempo va pasando y nunca se va a detener, porque quedan muchas cosas todavía que aprender, porque aun queda un camino en la vida que debo escoger. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía