Muchas veces toca decir adiós y no siempre elegimos cuando ni donde ni porque, a veces nos viene solo simplemente tenemos que aceptarlo. Para mi no existe la perfección aunque muchas veces la mencione, pero todos tenemos una percepción muy subjetiva de esa idea, nos pasamos el día imaginando situaciones perfectas que podían haber pasado si la historia no hubiese llegado a su fin, a eso también se le podría llamar ilusión o imaginación. Yo muchas veces me doy cuenta de que vivo de mi propia ilusión e imaginación, aunque sepa la realidad, a veces es más fácil esconderse tras ellas para evitar esa facilidad de pensar que tenemos todos últimamente, ahora mismos veo al mundo pensativo sobre todo a la gente de mi alrededor, nadie sabe lo que realmente quiere, ni a donde ir, ni con quien, ni si quiera yo misma, quizá sea tiempo de cambios, de empezar a decidir nuestro futuro, de intentar combinar los dos caminos para poder salir hacia delante y es que somos tan pequeños, tan ignorantes que nos perdemos muy fácilmente en el camino y siempre vamos en la búsqueda de ese pequeño equilibrio que nos ayude a continuar.
        

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía