Me miras diferente, me abrazas y no siente tu calor. Te digo lo que siento me interrumpes y terminas la oración,  siempre tienes la razón.
Así que corre corre corre corazón, de los dos tú siempre fuiste más veloz. Toma todo lo que quieras pero verte ya que mi lágrimas jamás te voy a dar, así que corre como siempre, no mires atrás, lo has hecho ya y la verdad me da igual. Ya viví esta escena. Y con mucha pena te digo no, conmigo no. Di lo que podía, pero a media puerta se quedó mi corazón.   

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía