Hace poco me dijeron: los puntos débiles de una persona no se olvidan nunca. Quizás tenga razón. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía