No pido mas que una simple explicación, unas simples palabras unidas con coherencia con una razón y una decisión. Tu incapacidad de decidir al final pasa factura, ya se dijo una vez, quien juega con fuego acaba quemándose, y de tres, dos hemos jugado demasiado hasta tal punto de quedarse estancados sin comodines ni salidas y con una única tirada más, quien obtenga la puntuación más alta ganará, aunque una de las parte contratantes esté en desventaja, eso ya no importa. Queda muy poco tiempo menos del que te imaginas, quizá mañana se acabe, o no.  Todo depende del juego de la vida, del destino y de tú corazón, ellos ponen las piezas, los saltos, las vidas, las muertes, los castigos, la suerte, los puentes y sobre todo el comienzo y el final.
Pronto llegará el momento de lanzar los dados, nada mas de pensarlo se me acelera el pulso del corazón, porque esto es así hoy crees que tienes algo y mañana te olvida, es tener como prioridad a alguien que te tiene como opción, cosa que nunca hay que dejar que pase, pero es el riesgo que corres dejándote llevar, no sabes por donde te arrastrará la corriente.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía