Incluso el ciego puede apreciar la belleza. Se que no puedo esperar hasta el día en que por fin aprendamos a encontrarnos, reinventando nuestras mentes abiertas. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía