Y hay veces que me gustaría decir tanto, y me quedo tan callada... 
Es esa sensación de estar enamorado de una persona de la que el mismo destino que te une a ella es el mismo que te separa. A veces desearías romper esa parte del destino y no dejar que te separe nunca de ella, pero eso puede llegar a ser muy complicado, " nada es para siempre " y aunque se consiga quien dice que un día no se vuelva a romper, " que el miedo a perder no te impida jugar " no siempre saldrá todo como quieres, pero si algo se, es que nunca hay que rendirse, " lucha por lo que quieres " pero si has dejado de quererlo ni te molestes en intentar seguir sus pasos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía