Y cuando ya me acostumbré a esto de la soledad, a esto de no caminar y de no sentirme persona apareciste tú.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía