"Tan simple como cerrar los ojos y dejarte llevar..."
Yo ya no puedo dejarme llevar... lo único que hago es agarrarme a cada barra que encuentro en el camino para evitar caer, pero aun así, por mucho que me sostenga sigo cayendo. En ocasiones me quedo colgando de una mano y con la otra tengo posibilidad de ayudarme y volver al sitio de avance, pero otra veces resulta demasiado difícil el reenganche, te quedas tan bajo que ni si quiera te alcanza la segunda mano... ahí en ese momento es cuando aparece una tercera mano, esa que consigue que te vuelvas a incorporar al camino marcado por tú propio destino.   

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía