Que paso de pronto, que me tratas casi como el tonto, dímelo en la cara, es mejor dejar las cosas claras, sigues tú camino o te quedas a enfrentar lo que pasó... no dices nada, nada de nada... que pasó con las promesas, que pasó con la ilusión, mientes y no queda duda alguna ya mi amor, el que calla siempre otorga la razón. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía