Discutimos sin razón por egoísmo y ninguno de los dos quiere admitirlo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía