Cuando una persona desea realmente algo, el universo entero conspira para que pueda realizar su sueño. Basta con aprender a escuchar los latidos del corazón y a descifrar un lenguaje que está mas allá de las palabras; aquello muestra lo que nuestros ojos no pueden ver.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía