Viviendo a días, suspirando a momentos, escondiéndome en ocasiones, buscando caricias, sufriendo ilusiones, evitando miradas, robando besos, llorando de rabia, pensando en silencio…
Todo esto puede pasar en un simple día, todas esas sensaciones, sentimientos y sufrimientos son capaces de atravesarte en unas simples horas, en un simple momento en el que algo de lo que ven tus ojos todo lo cambia… Tenías la idea de empezar a dejarte llevar, sin pensar en el más allá, porque veías que no era necesario y ahora por una pequeña visión instantánea te paras a pensar y dudas de la seguridad que tenías anteriormente, querías seguir jugando y tenias fuerzas como para aguantar mucho más, pero poco a poco todo desaparece y aunque no quieras y por mucho que lo impidas nunca sabrás el final de tú propia historia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía