Soy de esas personas de las que no necesitan que les digan mil veces te quiero, de las que se conforma con que una vez lo digan y sea de verdad. También soy de esas de las que se ríe sin motivo y de las que lloran por cualquier tontería. De las que aún estando muy mal sonríen para que nadie se de cuenta de lo que pasa. De las que dan consejos y no hacen los mismo. De esas de las que confían rápido y luego terminan mal. De las que buscan algo de verdad, no puros juegos. De esas de las que cuando se mueren por besarle se aguantan hasta que él lo haga. También de las que se ilusionan muy rápido. De las que prefieren aguantarse las cosas en vez de decirlas, hasta que revientan. De las que quieren por encima de todo, de las que cuando aman lo hacen de verdad. De las que tienen vicio al chocolate. De las que miente cuando dice que no lo echan de menos, que no tienen ganas de verlo. De las que se dejan llevar. De las que odian que la juzguen antes de conocerla. De las que lo dan todo por amor. De las que piensan que el amor existe, aunque a veces duden de ello. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía