Palabras crueles y cicatrices pero al final lo que más duele es el te quiero que no dices. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía