Las ganas de no rozar, tan solo de vivir. Siempre dispuesto a arriesgar, luego reír. Disfrutar cada segundo por sentir, no analizándolo todo solo gustándolo. La misma historia y caminos que no cambiarán como canciones y pasiones que te marcarán. Sencillamente no te olvides. 
Como los libros de la escuela en las manos, el desayuno que todos los días tomamos. Sencillo como encontrarse, perderse, luego encontrarse, amarse, dejarse, probar de nuevo y equivocarse. Dormir sin querer levantarse, y solo hacer lo que yo quiero. 
Si lo pienso ahora, si lo pienso luego, no sé nada de lo que pasará, porque no tengo aliento, porque te busco siempre, no sé donde... ni lo que pasará... sencillamente. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía