Esto se ha convertido en un juego de tres... del que me gustaría salir. Es algo extraño, complicado, inexplicable, involuntario, sin razón alguna... soy incapaz de describirlo. Es algo que a la vez que me encanta me desencanta, por el simple hecho de que para dos sea lo mismo.
Yo espero y espero, pero tarde o temprano acabaré cansándome, todo tiene su límite. Y a mi aun me queda bastante para llegar al mío pero no es imposible que llegue. Tampoco se si debo hacer más o cada día menos o si debo hacer algo, llega un punto en el que me pregunto ¿ que estoy haciendo ? ¿ para que y porque ? Si nada tiene sentido, ni mi mente ni mi corazón, así que como dije vivo a momentos y suspiro en ocasiones.       

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía