Cada uno toma una dirección pensando que al final los caminos se volverán a unir... Desde tú camino ves a la otra persona cada vez más pequeña. No pasa nada estamos hechos el uno para el otro. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía