Y saber que en ese momento estarás, en ese momento en el que no me apetece nada más que llorar, en el que harás todo lo posible para evitar ver una lágrima en mis ojos, en el que cogerás mis labios con tus manos y me los pondrás de esa forma tan peculiar, que consigue sacarme aunque sea, una pequeña sonrisa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía