Tú tormenta me ha vencido, ha puesto aprueba mi paciencia, mis sentidos... me ha pisoteada como a un trapo, me robó el motivo por lo que un día te amé. 
Lo se... y aunque me jures otra vida no bastará, aunque me ruegues que te perdone no bastará, aunque me evites la caída no bastará, no bastará que me borre, me pierda, me quite... 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía