Porque a pesar de todo decidí seguir luchando por ti, sin importarme el pasado, el presente ni el futuro.

Pero esa frase se va quedando cada día más en el pasado, la lucha sigue, pero las fuerzas para seguir se están agotando… queda muy poco ya, y mi paciencia se va agotando. A lo mejor es hora de hacer caso a la gente, cada uno tiene una visión distinta de la situación pero todos llegan a lo mismo. Siento la impotencia de no saber que hacer, tenía las cosas claras o por lo menos intenté tenerlas. Pero por el momento sigo confiando en lo que me dice el corazón, pero hay una parte de mi que presenta una cierta desconfianza irreconocible. Quizá sea una pequeña intuición que intenta avisarme y preveer de algo…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía