Pensé que tenía una oportunidad, que estaba libre el camino, que era mi turno y que iba a aprovechar el momento. Pero las circunstancias de tu entender fueron negativas hacía mi , en un momento cambió todo y mi oportunidad desapareció sin más, pero no me importó, lo afronté tal y como pude y para mi entender hice lo correcto sin importarme yo misma. 
Más tarde volvía sentir el cielo entre mis manos, vi esa pequeña luz entre las nubes, y volvió a renacer en mi esa ilusión que me hacía sonreír sin cesar y me daba ese punto de locura. Pero todo esto duró muy poco antes, incluso de que volviese mi ilusión ya había terminado todo, ya existía algo, algo que puede que no se nada pero a la vez todo.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía