No se el porqué, pero ya no me sorprendes. Quizá sea rutina. Tal vez se esté repitiendo todo o simplemente que ya no eres el mismo. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía