Mañana de nuevo tendré que empezar, te echaré de menos sin mirar atrás, cobarde o valiente ahora que más da, no tuvimos suerte, otra vez será...
Y tengo tus pasos perdidos, la cama revuelta por escalofríos. La luna no brilla, ingresa en urgencias, la calle, el ruido no alivia esta pena. Me que lo tuyo y lo mío, me guardo las noches donde nos quisimos. Se queda en el aire lo que imaginé, te dejo este intento esta última vez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía