He llegado a una conclusión y creo que somos imanes de distinta polaridad, sí, eso mismo. No podemos vivir el uno sin el otro, pero tampoco juntos. 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía