Estoy harta de responder que estoy bien, cuando no puedo más. A veces me imagino un tú y yo juntos, tardes paseando, que me invites a un helado, que me saques la lengua desde la otra acera antes de verme, que me digas que soy preciosa, que el tiempo a tú lado se me hace cortísimo y que solo tengo ganas de acabar lo que estoy haciendo para verte. Sé que yo podría hacerte feliz, lo sé, es una intuición. Pero también se que no debo hacerme ilusiones, que nunca te fijarás en mi. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía