El reloj se ha parado otra vez, y yo empiezo a sentirme pequeño, como siempre colgando de un sueño, el sueño de quererte. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía