Algo inesperado o… no tan inesperado, algo supuesto, algo en el aire, algo suelto que ha llegado hoy a su fin… Pasó, no lo esperaba y ocurrió, no sabía que todo esto acabaría así, de repente, sin más. Confiaba, soñaba, me ilusionaba y sentía, tenía oportunidad, dudaba pero confiaba en mí, en que podía y era posible. Pero ahora me doy cuenta de que todo lo que veía no era nada, era un producto de mi imaginación, con ella creé un sentimiento y con él una ilusión que me llevaron al sitio donde ahora estoy, sola en mi habitación, mirando el techo, escuchando música e imaginando el mismo final de forma diferente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía