A veces me apetece no verte más, mandarlo todo a la mierda y no volver a llamar jamás.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía