Sueños, imágenes caprichosas que mezclan nuestro recuerdos, alborotan nuestra memoria durante noches y noches, horas y horas... Los sueños están ahí, cada noche, dentro de tú cabeza. Nadie puede verlos excepto tú porque son tuyos. Sin embargo no puedes controlarlos dependen de sí mismos aunque se alimentas de ti, pero son simplemente sueños. En los sueños todo es posible: volar, amar lo odiado, vivir lo que nunca has vivido, morir y volver a nacer... De los sueños puedes aprender o puedes olvidarlos...lo único que no debes hacer jamás es depender de ellos porque los sueños no respetan la razón ni el sentido. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía