Sin darme cuenta, sin hacer nada, sin que los quiera así viene a por mi como el que ama por más que le da la gana. Rueda que te rueda sin piedad ni pena como una condena vienen hacia mi, lo intento y por más que lo intento no tengo remedio, y por más que me alejo no ser sin ti. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía