¿Sabes que es lo que más me duele? No poder verte como una simple persona más…
Acordarme de ti en cada momento a todas horas. Recordar el color de tus ojos, tú mirada, tú sonrisa, tú rostro… Cerrar los ojos e imaginarme un mundo contigo, un tú y yo. Pero el dolor no acaba ahí… cada vez que os veo juntos, que te veo con ella paseando, hablando, riendo, abrazados… siento que el mundo se me cae encima y empieza a llover desmesuradamente. Debería de estar acostumbrada y no sentir lo que siento, pero por más que lo intento no puedo, es una de esas barreras que cuesta tanto atravesar.
Dicen: “los imposibles también existen”, claro que si, pero no se pueden tener, están ahí, muy lejos de tú alcance, lo ves pero no llegas, incluso a veces están muy cerca pero a la vez muy lejos.
“Lucha por lo que quieres”  pero si lo que quieres ya está perdido porque luchas… Hay muchas cosas por las que merece la pena luchar y quizás la que tú más quieras y valores es la que ya está perdida y poco a poco habrá que dejarla atrás y luchar por el resto de las cosas que aún te quedan por alcanzar “ siempre tendrás algo por lo que luchar ”  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía