Hoy las lágrimas se apoderan de mi. No puedo evitarlo, van cayendo una a una lentamente sin cesar. Cuanto más lo pienso más rápido caen y peor estoy, pero vuelvo a repetir que lo intento pero no puedo. Tengo mis momentos de debilidad y creo que este es uno de ellos. Sé que en la vida no se puede tener todo y por mucho que lo intente nunca tendré absolutamente todo lo que quiero. Hay veces que te toca aceptar, aceptar que ya he perdido, que todo acaba aquí y ahora, que mañana no hay más y el ayer se queda en ayer. 
Solamente de pensar que ya no te tengo, que poco a poco te voy perdiendo siento más dolor… hay veces que las cosas no salen como esperabas, por el simple hecho de que nada ni nadie es perfecto. Puede ser que yo me equivocara eligiendo o tal vez no… tengo la mala costumbre de echarme las culpas repetidamente, de castigarme por algo en lo cual yo no puedo decidir, viene solo a mi, de repente, por casualidad… porque hay cosas que solo logra entender el corazón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía