A veces quieres desahogarte de algo con alguna persona, pero te da miedo de lo que pueda contestar, hay mucha gente que es importante en tu vida día a día y gente a quien se lo cuentas todo y gente a la que no, pero de vez en cuando necesitas la necesidad de contarle algo a alguien diferente y esperas que esa persona responda y te de pie a que se lo cuentes, esperas que te pregunte, que se interese, aunque se imagine por donde van los tiros, pero no lo hace, no pregunta no dice nada, y acabas guardandote el dolor dentro sin poder gritar el porque, sin poder recibir un consejo que te ayude... Al recibir esta acción que se puede hacer, claro que se lo puedes contar a otras personas pero necesitas el consejo de una en especial y no lo consigues...
Hay muchas formas de actuar después de esto, que tampoco es que sea una decepción grande, solamente que de vez en cuando esperas más de lo que te dan y es algo que nos pasa a todos yo creo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía